Ya no es sólo ir al museo a ver una muestra de arte; ahora las muestras pueden sucederse en lugares pocos comunes. Los cuadros seguirán estando pero se suman instalaciones, videos, films y hasta performances para hacer de ellas un espectáculo de arte.

En este caso ya estamos palpitando la muestra itinerante que está llegando a la Argentina a La Rural en la ciudad de Buenos Aires del artista holandés Vincent Van Gogh (1853-1890).

La muestra abrirá sus puertas a partir del mes de Febrero y se espera que sea un suceso en venta de entradas y en la cantidad de público que disfrute de ella y del artista en cuestión. La página principal de la muestra ya anuncia la llegada a la Argentina[1]

Tal vez conocemos de Van Gogh su obra de Los Girasoles, que se ha reproducido en miles de millones de objetos, como tazas, remeras y hasta en rompecabezas para niños y niñas. En esa línea de obras “famosas” esta La noche estrellada, que fue pintada en el año 1889. Es considerado uno de los cuadros más importantes del pintor por su estilo único y original. Es un cuadro que ha marcado un punto de inflexión en el arte postimpresionista.

La noche estrellada. Óleo sobre tela. 73,7 cm × 88,2 cm. 1889.

La noche estrellada es un oleo, que actualmente se encuentra en el MOMA en la ciudad de New York. Su nombre original es De Sterrennacht y se traduce al idioma ingles como The Starry Night.

Si analizamos la obra, esos campos de colores azules vibrantes entran en un juego de misterio, ensueño y deseo onírico olvidándonos de los campos verdes de un día de primavera. Por otro lado el color blanco y amarillo nos lleva a los espirales y a mirar hacia “el cielo”.

El cuadro lo pinto durante su internación voluntaria en el hospital psiquiátrico Saint Paul de Mausole, en las afueras de Saint Remy, Francia.

Fue un pintor muy prolifero ya que se calcula que pinto alrededor de 900 cuadros, entre ellos más de 30 autorretratos, 148 acuarelas y realizo más 1600 dibujos.

¿Pero qué tiene de diferente esta muestra? Muestras de arte de este famosísimo pintor ha habido miles, pero aquí nos vamos a encontrar con que podemos tocar las obras, y sabemos que habitualmente en los museos o galerías de arte el “tocar” la obra es una de las acciones que están prohibidas.

Esta muestra rompe esa barrera y nosotros como espectadores no solo tocaremos las obras sino que vamos a poder entrar en ellas.

Por eso decimos que será una muestra inmersiva y que puede realizarse gracias a la tecnología de imagen total. Este concepto fue desarrollado por un cineasta, en donde conjuga los cuadros con los movimientos, las imágenes y las tomas de cámaras, para permitirnos sumergirnos en la obra de este artista.

El cineasta del cual hacemos referencia es Albert Plécy (francés). Para esta muestra específica se puso en contacto con la nieta de Van Gogh, Annabelle Mauger, y juntos dieron vida a todos los cuadros. La muestra se vio por primera vez en el 2008 y a partir de ese momento se ha ido perfeccionando a nivel tecnológico para poder disfrutarla al máximo.

En cada uno de los lugares donde se presenta es un éxito de taquilla. Aquí en la Argentina venimos de muestras que han superado todas las expectativas como puede ser la de Yayoi Kusama, Obsesion Infinita que se realizo en el museo MALBA de la ciudad de Buenos Aires en el año 2013.

Pero todas dentro del marco de un museo, un espacio que nos predispone de otra manera y que tiene sus propias normas. En cambio, veremos aquí en un lugar no habitual que nos sucede como espectadores cuando nos encontremos caminando, tal vez oliendo los campos franceses a través de La noche estrellada.

Esta muestra itinerante nos propone un cambio de rol respecto al papel del espectador: no solo vamos a contemplar las más de 200 obras que la componen sino que vamos a transformar el estado de conciencia porque vamos a estar rodeados de esos cuadros que siempre hemos visto colgados o a través de fotos.

El entorno será netamente audiovisual. Este tipo de arte inmersivo encuentra a su gran aliada en la tecnología, explora las emociones, los mecanismos de la percepción y los estados alterados de conciencia.

Cabe destacar que el publico recorre la exposición en total oscuridad que solo es quebrada por las proyecciones magnificas de las pinturas más reconocidas del artista. La música que acompaña es una música clásica que se suma a esta experiencia sensorial en donde todos nuestros sentidos estarán vibrando de una manera muy particular.

Será uno de los espectáculos de arte de este 2022, y ojalá todos podamos disfrutarla y vivir una experiencia distinta y misteriosa que no se vive todos los días.


[1] https://www.imagine-vangogh.com/

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here