La cuestión de soberanía alimentaria es una noción tratada por grandes organismos mundiales que plantean este derecho para solucionar situaciones de inseguridad alimentaria y desnutrición infantil que afecta a todos los países en mayor o menor medida.   

Soberanía alimentaria

¿Qué es soberanía alimentaria?

La soberanía alimentaria es el derecho de los pueblos y de cada uno de los países o estados de definir su política agraria y alimentaria sin ningún tipo de práctica comercial que haga vender sus productos debajo del de su precio normal a países terceros.

El término soberanía alimentaria fue propuesto por primera vez en el año 1996 por Via Campesina, en el marco de la Cumbre Mundial de la Alimentación de la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Dicho concepto fue fundamental para definir la autonomía de los pueblos, el derecho de la alimentación y el apoyo a la agricultura familiar y sustentable.

La definición técnica de lo que se hace referencia cuando se habla de este término es a la toma de decisiones políticas de carácter proteccionista por parte de un determinado territorio y que se encuentran dirigidas a la defensa de los intereses de los productores agrícolas locales, así también como la autogestión alimentaria de este.

En ese sentido, la soberanía alimentaria promueve la capacidad de las poblaciones a decidir y controlar sus propios sistemas de producción de alimentos, así como su derecho a acceder a alimentos suficientes y nutritivos. A la vez, promueve la participación activa en la toma de decisiones alimentarias y rurales.

Soberanía alimentaria

Este concepto está estrechamente ligado a lo que se denomina economía social o popular, la economía circular y al desarrollo sostenible, ya que también el cuidado y la protección medioambiental forma parte de las bases fundamentales de la teoría. 

La elección de lo que comemos

Esa frase de que somos lo que comemos es muy cierta, ya que aquello con lo cual nos alimentamos va a determinar nuestra salud el día de mañana, pero lo que debemos cuestionar es si realmente nosotros somos los que elegimos nuestra alimentación. Esa elección no solo define a nivel individual, sino también forma parte de la idiosincrasia y cultura de una sociedad.

 La realidad es que tenemos una gran variedad de opciones pero en verdad no somos nosotros los que hacemos la elección de los alimentos, dado que lo que optamos por consumir no está ligado a la decisión de un individuo, sino más bien, a la decisión de un grupo de poder que determina qué clases de provisiones alimenticias son exportadas a los demás países y cuáles se quedan en el mismo territorio.

Entonces, la decisión de qué es lo que comemos está ligada a factores externos y no a la mera determinación de un individuo o sociedad, de cómo desea alimentarse. En definitiva, se come lo que ese pequeño grupo gobernante decide que sea comercializado en determinado territorio.

Soberanía alimentaria

Una de las cuestiones claves de la soberanía alimentaria es lograr que sea el propio pueblo el que determine lo que se come. Si la sociedad se alimenta a base de carne y pan desde el Estado se debe garantizar el acceso a ese alimento y no brindar solo suministros con buena base nutricional y vender el lomo a otro territorio.

Esa toma de decisiones es lo que se busca al momento de referirnos a este término que tiene como objetivo devolverle al consumidor la capacidad de decisión de lo que se lleva a su mesa y que esa decisión esté por encima de los grandes productores agroindustriales y los intereses económicos.

En definitiva, lo que se busca con esta mirada sobre los alimentos es que la soberanía de un país o una región no se vea afectada por depender de la producción de suministros de otros países.

La soberanía alimentaria en Argentina 

La soberanía alimentaria en nuestro país se encuentra en mano de pequeños productores argentinos que cultivan 13,5 millones de hectáreas. Sin embargo, están relegados a zonas marginales de producción y padecen problemas de índole estructurales de acceso al agua, la tierra y la comercialización.

Soberanía alimentaria

Las organizaciones sociales llevan años combatiendo para que se sancione una ley denominada “Tierra, Techo y Trabajo” que, entre una de las cuestiones fundamentales, abarca esta visión de soberanía alimentaria. Con esta ley, se busca revertir la concentración de tierras en pocas manos, garantizando el acceso a las mismas a pequeños y medianos productores, lo que favorecería la diversidad de las tomas de decisiones respecto a la alimentación.  

En nuestro país, aún no hay una ley que garantice la soberanía alimentaria, pero sí la seguridad alimentaria que desde el 2003 se encuentra abarcada en el Plan Nacional de Seguridad Alimentaria, enmarcada en la Ley 25.724

Seguridad y soberanía alimentaria son conceptos complementarios, pero no abarcan lo mismo, ya que la primera se logra cuando las personas tienen acceso a alimentos sanos y nutritivos que  brinden satisfacción en sus necesidades alimenticias y se basa en el coste y asequibilidad de las dietas saludables. 

¿Piensas que la soberanía alimentaria es un derecho que debe ser garantizado o estás de acuerdo de que la decisión de que lo que comemos como sociedad esté determinado por decisiones externas a la misma? Comparte y da tu opinión sobre un tema que tenemos en común cada persona, la comida.


Matías Varas

Facebookmatiasds1000

Instagram: varas061996

Twitter: M_varas96

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here