Antes que nada vamos a definir qué se entiende por un teléfono dumbphone: es el término en inglés con el que se describe a los teléfonos “clásicos”, sin las cualidades que hacen “smart” a un dispositivo inteligente.

En los últimos tiempos, es cada vez más frecuente ver en tiendas de celulares aquellos dispositivos básicos que en un pasado reciente eran el boom entre los compradores. Hoy los teléfonos celulares, sin duda, son una necesidad; son parte de uno. 

El problema está en que no tener un “smartphone” es considerado una anomalía, y más en las nuevas generaciones, ya que prácticamente todo: trámites bancarios, compra y pago de servicios, etc., se realizan con suma facilidad y rapidez a través de estos dispositivos sin tener que acudir a una computadora de escritorio o trasladarse a un espacio físico como una oficina o ir a un cibercafé.

Cada vez crece el número de personas que prefieren los celulares o teléfonos básicos, que poseen una funcionalidad muy limitada en comparación con modelos como, por ejemplo, un iPhone, Samsung, Xiaomi, etc. Si bien un teléfono básico sólo puede hacer y recibir llamadas y mensajes de texto SMS. Y, si tienes suerte, escuchar la radio y hacer unas fotos muy básicas, pero no permiten conectarte a Internet o a aplicaciones. Probablemente para algunos es una tragedia… en estos tiempos que la tecnología cambia tan rápido y vivimos tan agobiados.

¿Por qué hay personas que están regresando a ellos?

La gente se ve obligada a buscar precios bajos y, si no necesita tener un teléfono tan sofisticado, si nada más lo usa para hacer, recibir llamadas y enviar mensajes de textos, toman la decisión de dar de baja a sus smartphones y darle un respiro a sus bolsillos.

Aunque se suele creer que este tipo de teléfonos son adquiridos por personas no jóvenes, estudios de mercadeo señalan que entre sus compradores hay gente millennial que, para no tener que pagar una alta factura en datos por un teléfono inteligente, optan por cambiarlo por uno básico de menor costo que no se apropie de su tiempo y les permita ser más productivos laboralmente, ya que no se la pasan enganchados al teléfono viendo las redes sociales.

La moda a la nostalgia… Quiero un teléfono tonto 

Muchos de nosotros tuvimos un “teléfono tonto” como nuestro primer móvil, por lo que es normal que sintamos nostalgia por esos clásicos. Al relanzamiento de modelos como el Nokia 3310, el cual salió al mercado en el año 2000, se convirtió en uno de los teléfonos celulares más populares. Por ello, hoy está de vuelta haciendo de ese dispositivo una alternativa asequible en un mundo lleno de teléfonos de alta especificación. 

Ni tan tontos son los celulares clásicos: existe una empresa ubicada en Nueva York llamada Light Phone que, viendo el interés de algunos consumidores por teléfonos más sencillos, empezó a fabricar equipos inteligentes que permite a sus usuarios escuchar música, podcast y conectarse por Bluetooth a los auriculares. La compañía marca una diferencia con los smartphones existentes en el mercado, pues promete que sus equipos NO tendrán redes sociales, correo electrónico ni navegador a Internet o cualquier otra aplicación que genere ansiedad.

Lo que es sorpresivo es que la mayoría de los compradores de los dispositivos Light Phone son personas entre 25 y 35 años. Como se sabe, estudios médicos que han venido realizando prestigiosas universidades como Oxford señalan que muchos estamos buscando teléfonos simples ya que éstos no provocan ansiedad ni nerviosismo con constantes notificaciones, como las generadas por los smartphones. ¿Eres adicto a tu smartphone?


Miriam Cuevas Sojo

Instagram: @lemonde888

Facebook: Miriam Lourdes Cuevas Sojo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here