La miasis, también llamada vulgarmente como “bichera” o “gusanera”,  es una enfermedad que se produce cuando larvas de moscas del género Diptera (moscas que solo poseen dos alas) infectan una herida abierta en un animal. Las moscas depositan sus huevos allí y se van alimentando del tejido muerto. De esta forma, la piel del ser vivo se va dañando gravemente cuanto más tiempo las larvas habitan en él.

A partir del momento en el que las larvas comienzan a alimentarse de la piel muerta del animal, inician la producción de una enzima que se encarga de dañar la piel y penetrar poco a poco la herida, lo cual genera que aumente de tamaño.

Esta enfermedad afecta a cualquier animal vertebrado y de cualquier parte del mundo, predominando aquellos sectores que se encuentran en los meses más húmedos.

Se trata de una enfermedad bastante común en perros callejeros o en quienes no reciben un tratamiento adecuado cuando se produce la lastimadura. 

Asimismo, puede desarrollarse miasis en animales que tengan una parte del cuerpo constantemente húmeda, ya sea por lagrimeo, incontinencia urinaria, salivación o eccema. 


¿Cómo prevenir la aparición?

Existen varios tipos de miasis, según la zona y las causas. Las moscas pueden poner sus huevos en cualquier herida abierta, zona inflamada o húmeda, pudiendo afectar a las orejas, ojos, heridas o hasta en sus aparatos reproductores.

La prevención de esta y cualquier otra enfermedad es la mejor vía debido a que, si bien es una enfermedad fácil de tratar, no se debe confiar ya que una mala desinfección en lesiones externas puede llegar a ser mortal si no son tratadas a tiempo.

Además de los cuidados higiénicos básicos para un animal, lo que se debe hacer, que es de suma importancia, es que apenas se visualice una herida en un perro o cualquier animal hay que asistir a una consulta veterinaria para que el tratamiento sea el correcto y poder llevar un seguimiento hasta que se recupere de manera exitosa la herida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here