Un nuevo tipo de estrellas de neutrones (estrellas de neutrones magnéticamente supermasivas) pareciera formarse al fusionarse dos estrella de neutrones. Retardando  así su conversión en agujero negro, al menos temporalmente. 

Así lo piensan Arthur Suvorov de Manly Astrophysics en Australia y Kostas Glampedakis de la Universidad de Tübingen de Alemania, autores de esta investigación. Ellos calcularon que las estrellas de neutrones magnéticamente supermasivas tienen la capacidad de evitar un colapso gravitacional, pese a estar más allá del límite de la masa que se cree necesaria para la formación de agujeros negros, según ha informado Physics World.

En el año 2017, con la colaboración se detectaron las primeras ondas gravitacionales que emanaron de dos estrellas de neutrones, cuando giraban en espiral para luego fusionarse. Este evento ha dejado una serie de interrogantes que los científicos tratan de responder. Algunos de ellos son en relación a las consecuencias y condiciones de la fusión y, otros tantos, sobre el objeto que se creó. 

Normalmente se esperaría que las estrellas de neutrones tengan masas similares  a 1.1 veces la masa del Sol. De esta forma cuando las estrellas se fusionan pueden crear objetos estelares con masa superior al límite de Tolman-Oppenheimer-Volkoff.

Por arriba de ese límite que se estima entre 2 y 3 masas solares, una estrella de neutrones colapsa y se convierte en agujero negro.

El límite de Tolman-Oppenheimer-Volkoff se aplicaría para las estrellas de neutrones que no producen giro. Los astrofísicos opinan que las estrellas de neutrones supermasivas pueden evitar colapsar temporalmente cuando giran. 

Cómo se formaría una estrella magnéticamente supermasiva

Los autores piensan que el giro de algunas estrellas de neutrones retarda el colapso cuando estas se fusionan con otras estrellas de neutrones. Foto cortesía. 

Suvorov y Glampedakis, demostraron que una estrella de neutrones por encima de «El Límite de Tolman-Oppenheimer-Volkoff»,  puede evitar el colapso si crea su propio campo magnético entre 10 elevado 17 más fuerte que el Sol.

Ambos investigadores piensan que la formación de una estrella de neutrones magnéticamente supermasiva estaría siendo acompañada por estallidos de rayos gamma seguidos del resplandor de rayos X. En el colapso de un agujero negro, los choques magnéticos y las aceleraciones de los electrones circundantes también producirían un destello de ráfagas de radio rápidas. 

Si los cálculos de los investigadores son correctos, las señales características en este tipo de estrellas podrían ser observables por los telescopios ya existentes. Pudiendo recogerse conjuntamente a ondas gravitacionales que emanan de la fusión de las estrellas de neutrones.


Ilibis Reyes Ortega

Twitter: @ilibiso
Instagram: @ilibis
Facebook: Ilibis Reyes Ortega

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here