Al escuchar o leer la palabra crucifixión, de seguro, lo primero que viene a nuestra mente es el hombre llamado Jesús; pero ¿sabías que antes y después de Él existieron muchos más crucificados? Entérate aquí de todo sobre una de las penas de muerte más antiguas del mundo.

Crucifixión

Definición de Crucifixión

Conocida como uno de los métodos de aplicación de pena de muerte más antiguos del mundo, se trata de una ejecución en la que el condenado es clavado a un mástil con los brazos extendidos normalmente desnudo hasta que muere por asfixia o agotamiento, pasando a convertirse en carroña.

Se trata de una pena de muerte torturante que ganó adeptos en las civilizaciones antiguas pasando de sus creadores a otros pueblos tales como los celtas, escitas, griegos y cartagineses quienes lo dejaron en herencia a los romanos y estos lo inmortalizaron.

Origen e Historia

Se cree que la crucifixión es tan antigua como la decapitación con hacha, sin embargo, se le atribuye su invención a la civilización persa; creada como método evolucionado del empalamiento, haciendo del hecho un evento mucho más cruel y macabro que el anterior, siendo considerada la pena más humillante y dolorosa.

No se sabe con exactitud quienes fueron los creadores del método, algunos historiadores dicen que fueron los asirios, donde si existe consenso es que fue durante el siglo VI a.C., ya que estos consideraban el fuego y la tierra elementos sagrados, los cuales eran utilizados en otras civilizaciones como elemento de ejecución.

Alejandro Magno lo introdujo la crucifixión en el imperio griego dos siglos después, usándolo por primera vez en Tiro (Fenicia) de allí los cartagineses lo llevaron a Roma durante las guerras púnicas, incluyéndolo en el sistema penal romano y aplicada hasta aproximadamente el año 337 d.C. siendo el eje principal de la implementación de justicia luego de abolir la muerte por decapitación.

Japón también aplicó la crucifixión hasta más reciente data, el condenado era atado en forma de T o X, clavándole lanzas para dar el golpe de gracia; luego los cadáveres eran dejados en “exposición” un tiempo antes de ser enterrados.  

Circunstancias Jurídicas de la Crucifixión

Tal como sucede en la actualidad dentro del sistema de justicia, la pena que se impone a un culpable, sin distinción de género, dependía de múltiples factores, en la antigüedad era similar; la forma en que la persona era destinada a morir en la cruz dependía de los siguientes factores:

  • Delito cometido
  • Clase social
  • Nacionalidad

Poniéndole lupa a los documentos históricos pueden distinguirse tres formas tradicionales de aplicación de este tipo de castigo:

Crucifixión
Cristo ante Pilatos (1754). Óleo sobre lienzo de 140 x 97 cm. Autor: Giaquinto Corrado. Museo del Prado (no expuesto)
  1. Ejecución capital impuesta por las autoridades locales de los territorios o ciudadanos independientes.
  2. Ejecución por parte de las autoridades eclesiales aplicada solo a varones cuando el delito era incesto.
  3. Ejecución exclusiva de esclavos.

Objetivo de la Crucifixión

La finalidad de la crucifixión es someter al escarnio público al condenado, haciéndolo víctima de una muerte lenta y horrible, como medio de disuasión; para la población, echando mano a todo elemento posible para lograrlo.   

Método de Crucifixión

Inicialmente crucifixión se refería a una variedad de métodos en los que se incluía cualquier elemento de madera (estaca, árbol, poste) donde se ataba al reo para flagelarlo y dejarlo morir; posteriormente, se le fueron incorporando formas de figuras complejas con el cuerpo del individuo y con ello los clavos.

en lo que se considera el Código Penal Romano se especifica el tipo de castigo y las condiciones punitivas que lo originan; de allí cada región varia en menor o mayor medida la técnica, la cual depende de la época de la ejecución.

En este método, sin distinción en la modalidad, la muerte venia por fatiga y debilitación extrema ya que podían estar en aquella posición hasta días y sin alimento alguno; pero también podía darse por hemorragias internas y externas a causa de los golpes o por asfixia al quebrarle las piernas.

Después de morir el reo, comúnmente, el cuerpo quedaba en el lugar hasta su total descomposición, lo que implicaba que servía de alimento para las aves carroñeras.

Cruz Simple

Los primeros métodos de crucifixión registrados en la historia fueron los utilizados por los persas, consistían en desnudar y azotar al reo, cubrirle el rostro con una capucha, atándolo a un poste con los brazos elevados, dejándolo a la intemperie hasta que perecía.

Cruz Compacta

Los romanos modificaron el método utilizando una especie de yugo, con un leño trasversal, al que llamaban patibulum, colocado sobre el cuello atado a los extremos de cada brazo.

Crucifixión

Posteriormente, se unía al punto más alto de un mástil (stipes) al que ataban los pies, formando una T, clavando, seguidamente, las extremidades al madero, para ser nuevamente flagelado, apuñalado o humillado de distintas formas mientras agonizaba.

Crucifixión Boca Abajo

Otro famoso crucificado fue Simón Pedro, mejor conocido como san Pedro, pero a diferencia de Jesús, este fue crucificado de cabeza; cuenta la historia que ocurrió así porque él dijo no merecer morir de la misma forma que su Mesías.

Sin embargo, hay que destacar que tampoco fue el único; ya que la adopción de esta metodología dependería de las características evaluativas de la pena, nombradas más arriba; al estar de cabeza la muerte era menos agonizante y por ende menos humillante.

Crucifixión en X

Se dice que otro de los seguidores del Cristo, san Andrés fue ejecutado en crux decussata; en este caso en particular, cuenta la sapiencia popular que el hombre fue atado, pero no se especifica si también fue clavado, permaneciendo durante tres días hasta que sucumbió. La forma de X ha sido adoptada como símbolo de humildad; siendo incluida en escudos y banderas.

Crucifixión
Bandera de Alayor, Islas Baleares, España.

Crucifixión en Y

Llamada crux immissa es la iconografía religiosa más reconocida en los primeros siglos del cristianismo, en esta los brazos eran colocados por encima y arriba de la cabeza; la forma que adopta el cuerpo con este tipo de crucifixión se asemeja a la de una actitud orante; de allí, su conexión con la fe.  

Autopsia de un Crucificado

Arqueológicamente los elementos utilizados en una crucifixión son altamente demandados y muy escasos ya que muchos de ellos especialmente clavos y maderos, son catalogados como amuletos con propiedades curativas.

A esto se le suma que existen muy pocas sepulturas en las que la ciencia pueda estudiar los cuerpos para conocer aún más sobre la técnica, ya que como he dicha antes los reos después de fallecidos no eran, comúnmente, enterrados.

Sin embargo, los expertos han logrado saber un poco más sobre los daños físicos internos y externos que causa la crucifixión al poder estudiar las que se creen son las vendas mortuorias de Jesús de Nazaret y los hallazgos de un cuerpo crucificado en una localidad al norte de Jerusalén y otros en Londres e Italia.

Ubicación de los Clavos

Contrario a lo que se percibe en la creencia popular conforme a lo narrado sobre la crucifixión en la Biblia, donde se indica que los clavos eran ubicados en la palma de la mano, refiriéndose al término griego “χείρ”, lo cierto es que la palabra se usaba para identificar la mano en general, incluyendo la muñeca y el antebrazo, que de hecho confirmó la ciencia, según los estudios realizados, estos dos son los lugares exactos en los que incrustaban los clavos.

El mismo caso ocurre con los clavos en los pies, que se cree fueron puestos en el empeine, cuando en realidad los antropólogos indican que eran colocados en el talón, clavando los pies sobre una cuña que sobresalía del mástil con un solo clavo, de unos 20 cm de largo, aunque otros especialistas indican que se clavaba cada pie individualmente con clavos de 12 cm.

Causas de Muerte

El tiempo en el que el condenado alcanzaba la muerte era muy variado y dependía de múltiples factores:

  • Estado de salud previo del imputado.
  • Circunstancias ambientales.
  • Método empleado para la crucifixión.
  • Tiempo de exposición.

Si bien la causa más común era la inanición por la falta de alimentos y agua, también los era la insolación; acompañados por el alto nivel de fatiga causado por las flagelaciones y el traslado hasta el sitio de ejecución; y la asfixia, que ocurría por la forma en T o Y en que el cuerpo se colocaba, no obstante, surgen muchas otra teorías a partir de los nuevos descubrimientos y la evolución tecnológica.    

Por una parte, la expulsión de agua y sangre del costado supone una rotura de corazón; el quebrar las piernas, a la altura de rodillas y tibia, contrario a lo que creía, no agiliza el proceso de asfixia sino que genera un shock traumático severo o una embolia grasa.

En otro caso, el uso de clavos y los azotes ocasionarían shocks hipovolémico, por la cantidad de sangre que se perdería a causa de las hemorragias; la sepsis también se ha considerado una de las causas de muerte por crucifixión, esto debido a que los clavos, principalmente, eran reutilizados y manipulados sin ningún tipo de cuidado sanitario, muy poco considerado en la época.

Por otra parte, la deshidratación, descompensación y cansancio crónico pueden causar un paro cardíaco; también puede ocurrir shock ortostático, ocasionado por la acumulación de sangre en las venas.

¿Es Posible Sobrevivir a la Crucifixión?

Jesús ha sido el hombre más conocido en la historia al que se le ha sepultado después de crucificado, la noticia de su resurrección y su visualización en distintos lugares de la nación judía, demostrando señales claras del flagelo sufrido, ha causado una gran conmoción en su época y en la actual; por lo que desde entonces y hasta ahora han surgido teorías sobre la posibilidad de sobrevivir a este tipo de torturas mortal.

Crucifixión

Una de las teorías más firmes de todas y la que sirve de génesis a las otras, es la del desmayo que se compagina con el estado de catalepsia, sin embargo, tanto esta como cualquier otra tesis carece de credibilidad al corroborar los métodos de estudio aplicados para generar las conclusiones que la ocasionan.

Sin interés de afirmar o negar cualquier verdad médica, es sensato dejar por sentado que para la época, por los tipo de heridas y demás métodos de torturas utilizados en la crucifixión, es humanamente imposible sobrevivir a una muerte de cruz e improbable si se mira desde la legislatura romana.

Las leyes romanas consideraban punitivo, con el mayor grado de castigo, descolgar a un reo de la cruz sin antes corroborar su muerte, de hecho los reos que era condenados a la cruz no eran descolgados, como he dicho antes; de manera tal que será realmente imposible entonces sobrevivir al hecho.

Sin embargo, existen excepciones muy puntuales a la regla, como por ejemplo el caso de que el cuerpo ya sin vida de Jesús fue bajado de la cruz para ser sepultado, tras la intercepción de un “oligarca” de la zona; y la distensión de tres reos amigos del historiador romano Flavio Josefo, por los que pide clemencia, narrando él mismo en sus textos que solo uno sobrevivió. En esta sobrevivencia intervienen varios aspectos fundamentales que se basan en los factores causante de la muerte que expongo más arriba. 

Crucifixión
CRUCIFIXIÓN: TODO LO QUE NECESITAS SABER

Crucifixión Devocional

En varios países del mundo durante la Semana Santa muchos devotos de la fe cristiana realizan una representación de la crucifixión de Jesús donde los creyentes son atados a una cruz, después de ser flagelados simbólicamente; no obstante muchos, movidos por la fe, se someten al suplicio real en menor escala.

La crucifixión como pena de muerte es tan antigua como la propia humanidad; así lo expresan los registros históricos que indican que la misma ha formado parte del sistema de impartición de justicia desde tiempos remotos; creada para sustituir otros mecanismo de ejecución y abolida bajo la misma circunstancia; aunque en algunos países y organizaciones de índole religiosa en la actualidad la sigue aplicando.

Si has comprendido el valor informativo que tiene esta nota con respecto a la historia compártela.


Maria G. De Abreu La R.

Facebook: @Maria Gracia de Abreu

Instagram: @mgdeabreu

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here